lunes, 15 de octubre de 2007

Post de V. Di Piu (I)

Veri, que como comentarista profesional no tiene parangón, me ha pedido encarecidamente el favor de hacer suya esta tribuna pública por el anverso (es decir por los post) y no por el reverso (osea, por los comentarios) que es por donde ella normalmente hace sus apariciones estelares.

Así que transcribo palabra por palabra sus sentimientos y ruegos tal cuales ella me los ha hecho saber.


Estimados todos:

Llegado este punto en el que habéis conseguido hincharme las narices, (y mira que los que me conocen saben que tengo flexibilidad en las aletas nasales), por vuestro silencio repetido, me veo obligada a enviaros un post para meteros en cintura.

Me permitiréis que me refiera a la gente más cercana:

- Little Britain: es posible sacar diez minutos para contestar a este tu blog y vínculo de unión con tu spanish family.

- Sito: Me consta que tus obligaciones laborales no te impiden compaginarlo con algún comentario en este blog.

- Amar: me da la sensación que puedes aportar comentarios muy buenos a este blog porque tienes el aval de “amiga de Meli”.

- Luci: te salvas porque aun no tienes el link de este blog.

Dicho esto, confío plenamente en vosotros y en que entre todos hagamos el esfuerzo de dar vida a este blog que con tanto entusiasmo cuida y alimenta nuestra amiga Meli.

Sin más, se despide atentamente Veri La Macarra.




Esto empezó siendo un lugar donde escribir pensamientos, sentimientos, emociones, recuerdos y fantasías, pero está tomando unas dimensiones que escapan a mi imaginación.
Si alguien más quiere seguir el ejemplo de Veri y animarse a escribir posts sólo tiene que enviarlos a la dirección blogdemeli@gmail.com y lo verá publicado con su nombre y el color de letra que más le guste.

1 comentario:

Little Britain dijo...

hola a todos.
Disculpen esta ausencia.
la semana no ha sido lo mismo sin la edicion del zaguan y los seguidores tenemos sed de tus escritos. Desde aqui yo tambien animo al numeroso resto de seguidores que escriban y que traigamos a Kelli de vuelta, con al firme promesa de que respondermeos a sus esfuerzos.